Rockstar 03: Autógrafos

Autógrafos Camarín del Pasagüero by Susana Laborde ¿Es lo mismo una firma que un autógrafo? Para nuestro Rockstar definitivamente no lo es…

Dar autógrafos es una regla no escrita no sólo del rockstar, sino de cualquier actividad que otorga notoriedad. Hay situaciones en las que es solicitado que uno dé autógrafos; algunas incómodas y otras sin novedad.

Los Joao septiembre de 1995 antes de una actuaciónLo divertido es que a veces no es necesario ser artista reconocido para que te soliciten un autógrafo. Desde las primeras agrupaciones que integré –que no pasaron de un demo y actuaciones en vivo para contar con los dedos de una mano- para el segundo o tercer show, a veces en el primero, había quien nos pedía autógrafos ya que bajábamos del escenario y habíamos desmontado nuestro equipo. Al principio era algo penoso, pues más allá de saber que eso llegaría a suceder, nos considerábamos amateurs y no imaginábamos que con sólo subir a un escenario por primera vez habría quien pidiera nuestro autógrafo. En ese entonces yo preguntaba para quién era el autógrafo y lo dedicaba. Hay quien agrega cosas lindas como “gracias por venir a vernos”, “gracias por tu apoyo”, el Sabo alguna vez agregó “feliz navidá”, etc. Cuando ingresé a una banda que llegaría a más y empezamos a alternar con artistas notables fui aprendiendo de los colegas, aquellos que además del garabato de la firma agregan un dibujito en los autógrafos que dan.

Autógrafos de tres integrantes de Fobia¿Mi estilo particular? Para empezar, no es mi firma para documentos serios, sí una variación de esta –la firma de verdad es muy importante y me da paranoia que alguien la falsifique-. Otra cosa: no dedico autógrafos; vamos, cuando regalo discos o fotografías a personas especiales (familiares, amigos cercanos, alguna chica especial, alguien en la disquera que hizo algo destacado por nosotros) sí acompaño mi firma de algunas líneas que con toda sinceridad manifiestan mi sentimiento hacia ellos. Cuando me piden autógrafos en aeropuertos, pruebas de sonido, después de un show, en el lobby del hotel, discotecas y otros lugares públicos me niego a dedicarlos por algo muy simple: no conozco a la persona que me lo está pidiendo; capaz que es la persona más buena onda del mundo, pero no me consta… puede ser que conmigo se porta bien porque me admira pero trata mal a su hermano, a su mascota o es algún desgraciado en otro aspecto; por ello lo único que se lleva es el garabato.

No sé qué es lo que el público aprecia de los autógrafos, siento que tiene que ver con el momento. Para mí se trata de unos pocos segundos para interactuar con quien supuestamente me admira y a veces es enriquecedor escuchar algunas cosas y llevarte distintas impresiones. Detesto a las chicas que lo único que tienen por decir mientras les firmo el autógrafo es algo tipo “estás muy guapo”; aunque así sea, no estoy ahí por guapo, sino por mi música (bueno, eso es lo que yo creo y quiero pensar); o lo malo de las que piden que firmes alguna parte de su cuerpo es que, si ya le firmaste a una guapa, tal vez la menos atractiva querrá también que le firme un seno o una nalga y ni modo de no ser parejo con todas.

Camiseta de Argentina con autógrafos de Calamaro y Maradona

Me gusta que me pidan autógrafos las personas que mientras firmas te dicen “qué bien tocas”, “qué bien cantas” o cuando hay más tiempo te dicen que tal canción les encanta y cambió su vida, que les ayudó a sobrellevar el fallecimiento de su hamster o que quiénsabequécosa quiso decir para ellos. Aunque sea una percepción distinta a la que uno quiso transmitir en la canción.Firma de Chrissie Hynde sobre camiseta de Pretenders, noviembre 2006

Morrissey en Polanco, Distrito Federal (México) autógrafo single de "Sing Your Life"Una ocasión -digamos molesta, ya con cierta trayectoria-, un fan que tuvo suerte de obtener todos los discos, recopilaciones, decenas de publicaciones con notas sobre mí y hasta sencillos promocionales le cayó al lobby del hotel con toda su colección pretendiendo que le firmara cada uno de los artículos de memorabilia que llevó. Más allá de haberme agarrado solo y con tiempo, me pareció un abuso sobre quienes en el momento sólo tienen un comprobante del cajero automático o una servilleta y lápiz labial para que les escribas algo. Cuando me encaró este freak simplemente le puse el alto y le dije “de toda tu colección, dame lo que consideres más valioso o lo que tengas más ganas de que te firme, pero un sólo objeto, no te voy a firmar todo”, y por más que rogó sólo firmé una cosa y ya.

Autógrafo del escritor Carlos Monsiváis, México, D.F. 1995 Palacio de los DeportesOtra cosa horrible, una vez que tocamos en un lugar turístico y nuestra apariencia nos delató en un restaurante; mucha gente percibió que incurrimos en alguna actividad artística pero no sabía quiénes somos. Y ahi va la manada a pedir autógrafo y sacarse foto. Tolero a quienes al menos preguntaron “¿qué tocas?”, “¿cómo te llamas?”, “¿cómo se llama tu grupo?” y después de contestar decían “ah, voy a comprar tu disco para ver si me gusta” o “voy a pedirle a alguien un disco tuyo para conocerte”, “voy a bajar o escuchar en la web alguna rolita tuya” o algo así. Pero la mayoría de los que se acercaron en estas circunstancias lo hicieron simplemente porque uno es famoso. ¡Puaj!

En los casos en que la gente no conoce al artista, hay situaciones divertidas. Como cuando nos acompaña algún amigo que ni es músico pero “está en la onda” y su apariencia va al parejo que la de los músicos y la gente se le acerca para pedirle su autógrafo. Una ocasión, a un amigo que rola con nosotros fue la primera vez que le pidieron autógrafo, cuando se le acercaron con pluma y papel se me quedó viendo, me limité a encoger los hombros, sonreír y decirle: “pues dalo si te lo piden”. Años después este amigo fue a Argentina, estuvo rolando con Los Auténticos Decadentes y en un show del aniversario de la ciudad de La Plata simplemente firmó el autógrafo y al menos tuvo el curioso detalle de fijarse en que tres letras que van juntas en su apellido forman las iniciales del grupo, por lo que escribía la L, A y D en mayúsculas, para que al menos recordaran que fue con ese grupo.

Pasaguero X Laborde México D.F. camerino¿Que si yo he pedido autógrafos? Nah… (o tal vez no lo admito), prefiero platicar con quien admiro, o tomarme una foto con esa persona. ¿A quién le pediría? Eh, digamos que a quienes se los pediría ya están muertos, o casi muertos: Elvis, T.Rex (Marc Bolan), Maradona, Joey Ramone, Joe Strummer, Oscar Wilde… Bueno, luego les cuento, porque este restaurant al que nos trajo a comer el promotor está lleno de turistas y están esperando que terminemos de comer para pedirnos autógrafos y fotos… ¡Puff!, el cuento de nunca acabar.

Nota del editor: el CantorPistola SÍ da autógrafos, pero sólo cuando se lo solicitan… Y obviamente no los dedica.

This entry was posted in CantorPistola's Rockstar and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to Rockstar 03: Autógrafos

  1. locadelamaceta says:

    Oooh. Entonces mi postal de Tijuana está en una clasificación aparte.

¿Alguien comentará algo?